La mentira de la herida de “todos los dedos rotos” por la policía en el referéndum ilegal

262

Marta Torrecillas ha dejado a la maquinaria mediática en defensa del independentismo catalán sin uno de los símbolos más importantes de la represión policial durante el 1-O después de que la mujer, “una de las grandes víctimas que había dejado la represión policial en Cataluña“, según relata La Vanguardia, haya reconocido esta semana que las heridas que sufrió como consecuencia de la actuación policial durante el referéndum ilegal celebrado el pasado domingo en la comunidad autónoma no fueron realmente de la gravedad que inicialmente denunció en unas imágenes que alcanzaron rápidamente una amplia difusión en las redes sociales y noticias.

Los hechos se registraron en la controvertida actuación policial que tuvo lugar en el Instituto Pau Clarís, en el Eixample de Barcelona. Es importante señalar que la actuación de la Policía y la Guardia Civil ha sido avalada tanto por el Tribunal Constitucional, que suspendió la consulta, como por parte del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que ordenó a las fuerzas de seguridad impedir la celebración de la votación. No obstante, las imágenes de la actuación policial, entre las que también hay agresiones contra los policías, están siendo muy criticadas, dentro del país pero también en el ámbito internacional, aunque la actuación policial está siendo defendida por el Gobierno —pero no solo la defiende el Gobierno— al considerar que fue proporcionada.

Tampoco está exenta de reproches la responsabilidad del Gobierno catalán, impulsor del referéndum convocado al margen de la ley y del orden constitucional, como la “inacción” por parte de los Mossos —que está siendo investigada por la justicia—, cuando no su comportamiento “atendiendo consignas políticas“. Un papel que en la jornada de hoy acaba de sumar un nuevo capítulo con la imputación —citado como investigado— por un posible delito de sedición del jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, por parte de la Audiencia Nacional.

En las imágenes, que no tardaron en hacerse virales en las redes sociales y en las que también se documenta el forcejeo con la policía, Marta Torrecillas explicó que le habían roto los dedos “expresamente, uno a uno”. No obstante, días después ha reconocido que todo se ha quedado en una especie de inflamación en un dedo, una lesión leve detalla El País— en la mano izquierda. 

Deja un comentario