Julio Roldán García, sacerdote ordenado en Salamanca y licenciado en Comunicación Audiovisual en la Universidad Pontificia

Julio Roldán, sacerdote ordenado en Salamanca en 1990, ha escrito una carta al alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo (PSOE), con motivo de la celebración de la Gala Drag Queen del Carnaval, al acoger por segunda vez la controvertida coreografía de Drag Sethlas, ganadora de la edición 2017 del certamen y que se ha despedido este año vestida de la Virgen María, de nuevo, en una actuación que también ha escenificado una procesión de Semana Santa.

Pese a acabar en los tribunales el año pasado, la perfomance no sólo ha vuelto al escenario, reivindicada como ejercicio de la libertad de expresión, sino que además lo ha hecho acompañada por los participantes de este año vestidos de apóstoles en un nuevo número que ha incluido la representación de ‘La última cena’.


En la carta —publicada por La Provincia-Diario de Las Palmas—, Julio Roldán, que también es periodista —se licenció en la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca— se dirige al regidor como un “ciudadano” con el “sincero deseo de ayudarle en la gestión de su gobierno”.

El sacerdote, nacido en Palencia (1964) y que en la actualidad reside en el archipiélago canario, señala en primer lugar al primer edil que piensa que sólo representa a una parte de la población al “ampararse en la libertad de expresión para hacer de la gala Drag Queen una ofensa a las creencias religiosas de una parte importante de las personas que viven en esta urbe que nos consideramos cristianos católicos”.

En uno de los párrafos siguientes, el cura y periodista se pone en la piel de “muchos hombres y mujeres”: “Con rostro concreto, con nombres y apellidos, con su propia historia personal a los que se les objetan mil dificultades para acceder a ayudas sociales. No quiero oír que no hay dinero para dar respuestas a su delicada situación familiar cuando se invierte alegremente dinero público que todos pagamos para este tipo de eventos y esta clase de representaciones”.

“Por mi parte, mi boicot personal al que ya se unen más ciudadanos a todas las empresas patrocinadoras de esta gala Drag Queen. No voy a consumir sus productos”, escribe a continuación, antes de animarle a pedir perdón “públicamente. Si no es capaz, sean cuales sean sus motivos, entonces no sé si usted es la persona ideal para la responsabilidad que conlleva su cargo.”.

Además, en la carta subraya al alcalde que “no todo vale”, antes de manifestarle que “sacar a escena representaciones religiosas es la manifestación de una pobreza de sus creadores artísticos. De hecho, no indica ni mucha imaginación, ni respeto a la libertad religiosa, ni es cauce de la libertad de expresión. Su libertad, alcalde, tiene su límite cuando usted no respeta mis creencias y las de los católicos de esta población”.

El Carnaval de Las Palmas, que finalmente ha coronado a Drag La Tullida, y las controvertidas perfomances están dejando también un importante eco en las redes, con defensores de la actuación y también con detractores, entre los que se encuentra la Asociación Española de Abogados Cristianos.

Deja un comentario