Las corbatas greenery se han convertido en las preferidas del presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias. En la Fiesta del Almendro de La Fregeneda; en la rueda de prensa en la que, junto a la vicepresidenta y diputada de Economía y Hacienda, Chabela de la Torre, anunció la histórica reducción a cero euros de la deuda de La Salina; y también para dar la bienvenida al nuevo subdelegado del Gobierno en Salamanca, Antonio Andrés Laso. En los tres actos, de indudable relevancia, Javier Iglesias apostó por el greenery: el color de moda de 2017 en todo el mundo.

Greenery es un tono refrescante y revitalizante que simboliza los nuevos comienzos. Greenery es un chispeante y fresco tono verde amarillo que evoca los primeros días de la primavera, cuando los verdes de la naturaleza reviven, se renuevan y se recuperan“, subraya el Instituto Pantone, la “autoridad global del color”, que destaca también las cualidades del Greenery, evocador de una frondosa vegetación y de la exuberancia de la naturaleza” como invitación a “respirar hondo, oxigenarse y revitalizarse“.

La tendencia del momento que está protagonizando el Greenery ha sido consecuencia de su elección por Pantone como color del año en un acontecimiento que siempre tiene una amplia repercusión mediática y que presenta como “una selección simbólica de colores; una fotografía del color de lo que pasa ante nuestros ojos en nuestra cultura global que sirve como expresión de un estado de ánimo y una actitud“.

Greenery es el color neutral de la naturaleza. Cuanto más se sumerge la gente en la vida moderna, mayor es su anhelo innato de contagiarse de la belleza física y de la unidad inherente del mundo natural. Esta tendencia queda reflejada por la proliferación de la fuerza expresiva del Greenery en todos los aspectos de nuestra vida diaria, y lo vemos en la planificación urbana, la arquitectura, el estilo de vida y las opciones de diseño en todo el mundo. Greenery siempre ha estado en la periferia, pero ahora pasa al primer plano, y ya es un tono omnipresente en todo el mundo”, señala Pantone que también explicó que “es un tono reconfortante y representativo de la búsqueda de la vitalidad y las pasiones personales“.

Después de dos largos años de elecciones con el azul, el naranja, el morado y el rojo luchando encarnizadamente para conseguir el respaldo del país, 2017 estrena la primavera concediendo todo el protagonismo al verde, una moda a la que incluso, como hemos visto, se ha sumado Javier Iglesias y que también está tiñendo los escaparates salmantinos con las nuevas colecciones y tendencias de ropa y decoración.

El problema lo tienen ahora el resto de los líderes de las formaciones políticas de la provincia, a los que no les quedará más remedio que rendirse también al Greenery, pero a rebufo de Javier Iglesias, si es que no quieren enrocarse en sus monocromos. Los que peor lo están pasando en estos momentos son los socialistas, ya que el Congreso Federal que tendrán en junio puede suponer la vuelta a los ruedos de un Pedro Sánchez que está dispuesto a cargarse en España la inspiradora fuerza del verde Greenery con su monocromo ‘No es No’, por mucho que lo intente vender en sus mítines con la canción ‘Color Esperanza’ sonando a todo volumen. 

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here