Felix Miguel Galante, el concejal independiente —no adscrito— del Ayuntamiento de Hinojosa de Duero ha sido expulsado del pleno ordinario que acaba de celebrarse en la localidad, después de que el alcalde y diputado socialista, José Francisco Bautista, le llamase al orden hasta en tres ocasiones.

La expulsión tuvo lugar durante el tenso cruce de intervenciones entre el regidor y el edil respecto a unas “muestras de aguas residuales“, relacionadas con un colector “roto” del término municipal, y la posible actuación de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), al objeto de investigar los hechos y, en caso de confirmarse, imponer alguna sanción.

José Francisco Bautista negó tener alguna constancia de la intervención de la CHD, al vincular la recogida de las muestras residuales únicamente con Galante, al que recriminó, sin ocultar su enfado, que entrase sin autorización para dejarle las muestras en el despacho de alcaldía. 

“En el anterior pleno, le formulé preguntas sobre su negativa a firmar acta de recogida de muestras de aguas residuales”, comenzó su intervención Felix Miguel Galante, dirigida expresamente al alcalde

“Entonces usted, como viene sucediendo cuando no tiene recursos para su defensa, lo único que hace es llamar al orden y no aceptar la réplica. Dijo usted que no sabía nada, que no le constaba la presencia de la CHD ni que le hubiesen requerido firma. Pues bien, pregúntele a su secretario que sí lo supo, y de la entrega de la prueba, al igual que usted mandó que esta misma muestra me fuese devuelta con el alguacil y que seguidamente le entregué de nuevo al secretario (…)”.

Respecto al asunto de la CHD, Galante quiso dejar “bien claro” que él nunca les ha llamado, ya que ha sido la Confederación la que ha “requerido” su firma para la recogida de la muestra, “como testigo”, ante la negativa del regidor de “tapar todo y no hacer nada, porque el colector lleva roto tantos años como lleva de alcalde y no hace nada para repararlo, pese a que se llevan tirando residuos al cauce sin que usted ponga coto“.

Miente, y es más grave porque sigue mintiendo y a sabiendas de que miente”, le contestó José Francisco Bautista antes de preguntar si ha tenido que firmar algo, o si le han “requerido”, “visto” o “llamado” para firmar, una situación que negó con rotundidad: “Ni me han llamado, ni me he negado a firmar, ni han requerido mi presencia para firmar”.

El alcalde también le reprendió duramente a Galante al estar convencido de su colaboración con la CHD: “Si alguna vez me llaman para firmar no les voy a firmar, porque estoy en mi potestad de no firmar, absolutamente nada (…). Es muy lamentable que usted aparezca como testigo de una posible sanción al pueblo, ya que sabía que si firma como testigo puede, que no va a venir, ya te digo yo que no, pudiera venir alguna sanción al pueblo, y necesitan a alguien que justifique que eso lo han hecho y que eso es así. Ese es el motivo por el que yo no firmo nunca nada de la Confederación y usted voluntaria y graciosamente, y como buen vecino, coge y lo hace. Firma para a ver si sancionan al pueblo, por los vertidos”.

En relación al colector, el regidor confirmó efectivamente que está roto, aunque negó lo de que lo está durante los años que lleva de alcalde. Tras volver a decir a Galante que miente le dijo que él sabe “la época en el que el colector se tupió, cómo, quién estaba de alcalde, no se destupió entonces, no se ha destupido ahora”.

Y de nuevo, la controversia de las muestras volvió al pleno, gracias al alcalde, porque corta en seco cualquier amago de Galante de volver a intervenir, aunque sea ‘por alusiones’: “Y en cuanto a las muestras que recogió, la Confederación no trajo aquí ninguna muestra, las trajo usted, que no es nadie para traer aquí mierda, y no es nadie para entrar en el despacho del alcalde como ha entrado dos veces”.

“Allí faltaban papeles”, suelta el regidor, “y yo no sé si usted los cogió…”

“Los robé yo, ahora también soy un ladrón”, masculla Galante.

“Usted no tiene la palabra, le llamo por segunda vez al orden”, zanja el regidor. “Allí faltaron papeles, yo no sé si usted los cogió o no los cogió, pero usted no tiene que entrar, al igual que yo no entro en su casa para nada, sin su autorización, en la de sus padres, a un despacho público y menos al despacho del alcalde, a depositar allí nada sin autorización y menos a depositar mierda, la mierda se la lleva usted a su casa… una vez… dos… por eso, como era su mierda, yo mandé al alguacil a llevársela a su casa, para que usted con su mierda hiciera lo que creyera conveniente. Usted la volvió a traer aquí, yo no quise andar con mas historias, cogí directamente y fue al contenedor, sin más, esa es toda la importancia que le di yo al tema, y ahora que conste en el alca, para que usted pueda coger y llamar a la Confederación, diciendo mire con la muestra que usted me dio que yo lleve al Ayuntamiento el alcalde hizo esto, lo tiro a la basura, llámelos y mándales la grabación”

“Yo no les llamo, para nada”, señala Galante.

Rápidamente, corta el alcalde: “Le llamo al orden por tercera vez. Abandone el pleno, por favor. Perdone, tiene que abandonar la sala del pleno. Le repito. Tiene que abandonar la sala del pleno, no puede estar en el público cuando es expulsado del pleno”.

“Que conste en acta la democracia que hay en este pueblo”, murmura Galante mientras deja la sala.