El Ayuntamiento de Vitigudino no ha pagado todavía a la Mancomunidad ‘Cabeza de Horno’ la factura cercana a los 33.000 euros correspondientes al consumo de agua realizado por la localidad en el tercer trimestre de 2016, según han desvelado hoy a Salamanca News alcaldes de los pueblos que participaron en el último pleno ordinario celebrado a finales del pasado mes de julio.

En la sesión ordinaria en Villaseco de los Reyes, sede de la entidad supramunicipal, se acordó instar formalmente al Consistorio vitigudinense el requerimiento de pago. La medida ha llegado después de que el compromiso adquirido por Vitigudino siga todavía sin cumplirse, pese a que dentro de poco la deuda cumplirá un año.

Es importante subrayar que la deuda de 33.000 euros no ha sido generada por la actual adjudicataria del servicio de abastecimiento de agua en la cabeza de comarca, sino que está vinculada con la anterior empresa concesionaria, Isolux Corsán, actualmente en concurso de acreedores.

Después de importantes retrasos en el pago de las facturas, el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Vitigudino logró que Isolux Corsán cediera el contrato a Tecvasa, que comenzó a prestar el servicio de abastecimiento en la localidad a partir del 1 de octubre de 2016. El acuerdo inicial establecido era de tres años y medios de duración. El PSOE, el alcalde, Germán Vicente, vienen felicitándose porque la cesión terminó con los retrasos en los pagos, al mismo tiempo que ha permitido reducir las tasas a los vecinos, un ahorro muy pequeño en comparación con la subida cercana al doble que experimentaron los precios en 2010. El incremento fue bencedido por el exalcalde popular, Julio Santiago, pero fue duramente criticado por los socialistas, entonces en la oposición. Pero ahora en el equipo de Gobierno todavía no lo han anulado, salvo la leve rebaja. Por otro lado han aprovechado también la cesión para vender una importante reducción de los costes municipales por el consumo de agua, una situación que todavía no ha sido confirmada en los presupuestos.

La deuda de los 33.000 euros que ahora reclama Cabeza de Horno pone así en entredicho la campaña socialista de una cesión libre de puntos oscuros. Isolux Corsán se marchó de Vitigudino pero lo hizo sin pagar todas las deudas a Cabeza de Horno, una situación muy diferente a la que ha estado vendiendo el alcalde. Además, los pueblos de la Mancomunidad aseguran que el regidor les ha venido prometiendo desde entonces el pago “inminente” de la deuda —responsabilidad del Ayuntamiento de Vitigudino— algo que, sin embargo, todavía no ha sucedido.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here